Prácticamente mi primera aventura en el mundo Decoración DIY fue el siguiente cabecero y mesillas de noche con cajas de fruta que hice el pasado verano y resultó fácil, barato y original porque son totalmente personalizables.

Era para nuestra habitación en casa de mis suegros, la cual íbamos a empezar a utilizar bastante ya que nos íbamos a mudar a Dublín en breve y sería uno de los campamentos base cuando volviéramos a España en vacaciones.

Mis suegros cambiaron las dos camas individuales que había por una doble, así que los cabeceros existentes desaparecieron y la habitación parecía un poco vacía. Además yo tenía tiempo y ganas ,así que me puse con ello.

Pensé en incluir un elemento más actual que se identificara con nosotros y a la vez tenía que ser sencillo de ejecutar.

Podría haberme decidido por otras mil ideas posibles que no fueran un cabecero (algún día os haré un recopilatorio de otras ideas que barajaba) pero esta idea encontrada en Pinterest finalmente fue la ganadora.

Idea cabecero

 

Aunque en mi caso resultó un poco diferente ya que elegí otros colores que se adecuaran más al entorno de la habitación, y no contaba con una pared oscura al fondo así que le introduje algunos cambios a esa idea.

MATERIAL PARA CABECERO GEOMÉTRICO DE 150X120 CM

-Listones de madera de unos 6×2 cm o similar. Dos de 150 cm de largo y dos de 114 cm de largo.

Recomiendo que sea de una madera algo dura para que no flecte o bien, si es de madera de pino, que sea de un espesor suficiente (Os contaré más adelante el problema que tuve con esto).

Cola blanca para madera

Clavos y martillo

Plancha de DM de 3mm (150×120 cm)

Chinchetas doradas (esto depende de cada uno y su paleta de color, pueden ser chinchetas de colores, o plateadas, o negras..)

Cintas de colores de 1 cm de ancho (yo utilicé terciopelo elástico en 3 colores: blanco, gris claro y marrón, pero podéis variar el tipo de tejido y los colores). Las podéis encontrar en cualquier chino.

Pintura gris oscuro (también depende de la combinación que quieras conseguir o de tu entorno en el dormitorio). Mejor que sea con acabado mate.

Barniz natural. Acabado mate o brillante al gusto. Realmente el tinte de la madera también puede ser el que más os vaya.

Paletilla y rodillo

Papel de lija grano grueso.

Tijeras pequeñas (para cortar las uñas es el mejor tamaño)

En mi proceso de ejecución tuve algunos problemas que solventé sobre la marcha.

Lo voy a contar tal cual para que las fotos se correspondan pero recomiendo que para evitarlo se monte el cabecero en otro orden que señalaré al final (de los errores también se aprende).

En mi idea inicial el cabecero no iba a tener una trasera (elemento que introduje al final para solventar uno de los problemas) solo era un bastidor de madera y las cintas cruzando. Por tanto empecé con el bastidor:

MONTAR EL BASTIDOR

Si no tienes una sierra y una caja de ingletes es difícil ingletar los cantos, es decir, hacer un corte a 45º en las esquinas para que al unir un listón con otro en ángulo de 90º solo se vea la parte exterior.

Canto inglete Caja de ingletes

Canto inglete – Caja de ingletes+sierra

Esta sería la opción aconsejable, pero no era mi caso, era mi primer DIY!!

Así que simplemente apoyé un listón (horizontal) sobre los otros dos verticales y los uní con cola blanca.

Además puse unos cuantos clavos en cada unión para reforzarlo. Sabía que no se vería por la altura a la que iría colgado el cabecero, estos quedaban en la cara superior que da al techo y en la inferior que da al suelo.

También puedes pedir que te lo corten en el sitio donde compres la madera, si tienen ese servicio.

PINTAR/BARNIZAR EL BASTIDOR

Lo siguiente fue lijarlo y barnizarlo. Yo quería que quedara lo más natural posible y se viera la madera así que solo usé un barniz natural incoloro.

COLOCAR LAS CINTAS DE TELA

Tras secarse, y después de haberme hecho un esquema numerado en un papel de cómo quería que fuera la geometría de las tiras, hice pequeñas marcas en los listones con las subdivisiones. Esto ayuda mucho a que todos estén equidistantes y que no cometas errores al colocarlas.

Primero piensa un diseño que te guste y dibújalo en un papel cuadriculado (o haces tú mismo la cuadricula) y después le asignas números y letras a cada punto.

esquema numerado

Lo siguiente es tan sencillo que me ayudó mi sobrina de 6 años. Es como jugar a Hundir la flota.

Se clava (siempre en las caras exteriores del bastidor) un extremo de un tira con una chincheta, y con el resto del rollo se va a buscar el punto final que se quiera (sin cortar). Simplemente es ir siguiendo el esquema dibujado y clavando cada letra con su número.

Se clava la chincheta final cuando está tirante (no hay que dejar que combe) y cuando ya está bien sujeto se corta la cinta utilizando unas tijeras pequeñas para tener más precisión y que no se vea el sobrante.

PINTAR LA TRASERA Y CLAVETEARLA AL BASTIDOR POR DETRÁS

Aquí vino el problema en mi caso, el bastidor era demasiado blando para la longitud de los lados y la presión que ejercían las tiras hacía que el bastidor flectara y torsionara.

Ya tenía todas las tiras montadas por tanto deshacerlo en ese momento no era una opción.

Bastidor y cintas cabecero

 

La solución fue comprar la plancha de madera de DM de las dimensiones del bastidor (incluyendo el grosor de los listones) y clavarlo por detrás en todo el perímetro del bastidor.

Previamente a esto, tuve que lijar, pintar y barnizar el tablero, para lo cual usé un rodillo, de esta forma no se notan las pinceladas.

El proceso correcto una vez aprendida la lección sería:

1.- Lijar, pintar y barnizar el tablero de DM. Dejar secar.

2.- Lijar y barnizar el bastidor. Dejar secar

3.- Montar el bastidor uniendo sus 4 esquinas y clavarlo en el perímetro del tablero DM.

4.- Montar las tiras sobre el bastidor clavándolas con chinchetas.

Una vez finalizado ya lo podemos colgar. Hay que tener en cuenta no colgarlo demasiado bajo para que la almohada no toque el cabecero y podamos golpearlo mientras dormimos.

 

Este cabecero tiene un millón de posibilidades súper chulas combinando otro color de trasera o con otro color y posición de las tiras. Lo veremos en otro post detalladamente.

MESILLAS DE NOCHE CON CAJAS DE FRUTA DE MADERA

Para las mesillas de noche utilicé unas cajas de fruta usadas, las compré a un agricultor por 5€ cada una aunque estaban un poco echas polvo como podéis ver en las fotos anteriores.

No tengo muchas fotos del proceso de las mesillas pero lo explicaré porque realmente es muy fácil.

Antes de nada conviene observar si toda la caja está bien o necesita reparar alguna tabla o alguna esquina. En mi caso había algunos clavos salidos y tuve que sustituirlos.

1- Lavar profundamente  las cajas con agua y jabón y una esponja. Este proceso es importante porque las cajas realmente habían sido usadas.

2- Lijar con lija de grano grueso.Usé guantes para manipular las cajas porque son de una madera blanda que tenía muchas astillas.

3- Pintar con tapa-poros. Este paso es importante en este tipo de madera porque aunque no vamos a conseguir una madera completamente lisa, sí vamos a mejorar mucho el acabado y el agarre de la posterior pintura o barniz. Dejar secar el tiempo que indique la pintura.

4- Mi cajas tenían manchas en su interior de restos de verduras podridas y estas manchas era imposible quitarlas. Como iba a verse de pleno el fondo de la caja al ponerla en vertical decidí pintar el interior del mismo color que el fondo del cabecero, de esta forma haría juego con él y también taparía las manchas.

Pues bien antes de pintar tuve que encintar con cinta de carrocero todo el perímetro del cambio de color, es decir todos los bordes donde terminaría la pintura oscura para de esta forma conseguir unos bordes limpios. Tras esto hay que pintar el interior con un par de pasadas o las que hagan falta según se vaya viendo y dejar secar el tiempo requerido.

5- Cuando se haya secado la pintura habrá que barnizar el resto de la caja con barniz color nogal o el color elegido. En el interior donde estaba pintado apliqué un barniz incoloro mate igual que el de la trasera del cabecero.

6- Tras el secado ya solo queda atornillar las ruedas en uno de los laterales de la caja. Cuatro ruedas por cada caja, para lo cual primero hay que hacer los agujeros con un taladro y una vez hechos, atornillarlas en ellos.

Mesillas con cajas fruta diy fácil

Compré uns cristales a medida para la parte superior de la mesilla, para poder apoyar cosas sin que se colaran por las ranuras de la caja y con esto ya estaban terminadas.

 

Para poder sacarle más partido como almacenaje puse dentro unas cajas de cartón forradas en tela color gris en las que podemos guardar todo aquello que necesitemos. Es una forma útil de aprovechar el espacio y mantenerlo siempre ordenado. En mi lado las puse redondas y rectangulares en el de Charli.

 

Para decorarla una idea muy sencilla y barata es poner unas ramas de olivo en una botella de cristal bonita. En este caso usé una botella de agua que me sirvieron en un restaurante, de estas botellas de cristal bonitas a la que le quité la etiqueta y se convierte en un estupendo jarrón.

En ella puse unas ramas de olivo ya que en el jardín de casa de mis suegros hay uno y ese día el jardinero estaba podándolo. Hay que ver lo que lucen este tipo de ramas y además quedan muy bien después cuando se secan!

Si quieres ver más ideas de este tipo no te pierdas el siguiente post donde hablo de decoración natural y barata con ramas.

Espero que os haya gustado y si os animáis a hacerlo me mandéis una foto del resultado!